Melanoma Parte 2

"…eso es cáncer de piel y hay que quitarlo de inmediato"  fueron las palabras que escuché decir a la dermatóloga cuando vio el lunar en mi hombro izquierdo, el mismo que me había rehusado a revisar 6 meses atrás. Me sentí absorbida por un vacío. En cámara lenta vi como tomaba el teléfono y llamaba al oncólogo que se encontraba en el piso de arriba de su consultorio para realizarme una biopsia, me levanté, tomé el celular y comencé a marcar el número de mi casa, "tengo cáncer", les dije. Mis padres llegaron en menos de 15 minutos, cuando se abrieron la puertas del hospital, mi padre corrió, me abrazó como si quisiera retener los restos que quedaban de mi y lloraba de una manera inconsolable, detrás de él, mi madre, aquella delicada flor se había convertido en el roble más poderoso que jamás haya visto, aquella mujer a la cual le habían extirpado un seno a causa del cáncer y quien había estado inconsciente por más de 28 horas debido a una cirugía por hidrocefalia 12 años atrás, me sonreía y esa sonrisa me regreso toda la energía que en algún momento creí perdida. Abracé a mi padre, lo mire, me sequé las lágrimas  y le dije: "papá, yo de ésta, no me voy a morir"


Hace 9 años me detectaron melanoma, el cáncer de piel más grave y peligroso si no es detectado a tiempo, mismo que se desarrolla en las células que dan el pigmento a la piel. Desde entonces, he tenido que convivir con él. Aprendí a revisarme todos y cada unos de mis lunares, aprendí el ABCDE de este cáncer, pues detectado a tiempo, es curable. 

Vengo de una familia en donde el cáncer ha sido el protagonista en diversas ocasiones, ganándole la batalla a mis tías y a mi padre. Sí, ha sido difícil entender el proceso y entre más investigo más interesante se hace el reto de siempre quererle ganar. 

Hoy día, se ha vuelto indispensable el cuidado de la piel, sin embargo, existen creencias erróneas con respecto a esto y quisiera contarte un poco de las investigaciones y experiencia que tengo con respecto a este tema. 

¿Sabes cuál es el ABCDE del melanoma? Este método, te ayudará a identificar cambios en tus lunares y a prevenir un melanoma, presta atención. 

A – Asimetría: Al dividir el lunar con una línea imaginaria, los lados no coinciden.

B – Borde: Los bordes son irregulares.

C – Color: El color no es homogéneo ó se pueden llegar a distinguir dos o más  colores

D – Diámetro: El diámetro del lunar es mayor a 6mm

E – Evolución: Se presentan cambios en el tamaño, forma, color o en algún otro aspecto. 

Si es que notas alguno de estos puntos, lo indicado es recurrir a un dermatólogo para que lo revise más a fondo. Generalmente, el proceso,  si es que se sospecha de un tumor, es hacer una biopsia, y en caso de ser positivo, se realiza una pequeña cirugía para retirar las posibles ramificaciones que se hayan generado. Si es que el melanoma se ha detectado a tiempo, es probable que no se requiera de un tratamiento más que las revisiones susecuentes. 

Existen diversos métodos que ayudan a prevenir y cuidar la piel, aquí te dejo algunos ejemplos.

El uso del bloqueador se vuelve un recurso del cual ya no podemos prescindir. Lo mejor, es usar un bloqueador dermatológico de fps 50, los dermatólogos comentan que a partir de 50, los bloqueadores funcionan igual, pero nunca menor a ese factor. Su uso debe ser cada 4 horas dependiendo la actividad, sobre todo, es importante colocarlo en las áreas que están en constante exposición al sol. 

Te recuerdo que el uso del bloqueador es aún si el día lo ves nublado, ya que lo que afecta la piel son los rayos UV, las camas de bronceado e incluso la alta exposición a las lámparas, sí, las mismas que usas en tu oficina. 

Las pantallas solares son las menos favoritas ya que su consistencia es muy densa y deja la piel muy blanca, sin embargo su función es repeler los rayos del sol, haciendo un efecto “espejo”. 

Puedes encontrar en farmacias, pastillas de la marca Heliocare que ayudan a la protección de dentro hacia fuera, siendo una protección homogénea, llegando a zonas donde no puedes usar los bloqueadores, como lo es el cuerpo cabelludo.  

El uso de gorras, mangas largas, lentes solares,  entre otros, son de mucha ayuda. 

Un punto importante que se debe de recalcar, es que el melanoma, como cualquier tipo de cáncer, no excluye raza, sexo, color de piel ni edad. Los hombres también son propensos a estos tumores, evidentemente las pieles de tono claro, son más propensas a este padecimiento. 

Te recomiendo que revises los lunares de todo tu cuerpo, si es que notas que ha salido uno nuevo, monitorealo, sobretodo si es un lunar que salió en un área que comúnmente no se expone al sol como son los entre dedos de pies o manos, detrás de las orejas, debajo de las uñas, las plantas de los pies, el cuero cabelludo y glúteos. Recuerda, nade está exento de padecer melanoma, y detectado a tiempo, es curable, no olvides que el cáncer, en sus inicios, no duele, por tanto, tienes que estar atento a todas aquellas señales que te da el cuerpo. 

Si es que tienes dudas con respecto a algún lunar, lo mejor y más recomendable, es visitar a un dermatólogo o un oncólogo especializado en cuidados de la piel, te recuerdo que detectado a tiempo, es curable. 

Y tú, ¿ya revisaste tus lunares?

Monika

53229530_10156826336720664_3902101985985298432_n

De 39 años, Mónika, me llaman y Rubio-Franco, dependiendo la ocasión. Tía de 4
chicos, y madre de 2 perros y 2 gatos. Mi vida son las cámaras, luces, actores ,
vestuario, maquillaje, números, transportes y todo aquello que involucre a las
producciones cinematográficas.
Mi filosofía “ que nunca nada me detenga y si algún día la muerte me busca, que me
encuentre en algún lugar del mundo”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *