La Prevención para un recién nacido

En una cultura como la nuestra en donde nos acostumbramos a ser correctivos en lugar de preventivos para muchos aspectos de nuestras vidas, minimizamos los riesgos y/o conductas que ponen en peligro constantemente a los miembros de nuestra familia; siendo en varias ocasiones nuestros pequeños los afectados y más aún en edades donde no sabemos identificar dichos riesgos. 

Durante los primeros meses de vida de un recién nacido una parte importante en la protección de la salud del bebé es la alimentación, y cada día nos topamos Mitos, malos hábitos, nuevos productos, recetas o recomendaciones de algún familiar o amigo que podrían tomarse como “RIESGO”; pues ellos al igual que tu como Madre / Padre ignoras cómo le afectará al recién nacido.

Ante todo, es importante siempre tener presente que un recién nacido necesita de un médico especializado para detectar si requerirá de algún tipo de alimento especial; después a esto se debe tener presente que los bebés deben ponerse al pecho inmediatamente, en un plazo máximo de una hora después de nacer. La primera leche materna (espesa y amarillenta) producida inmediatamente después del parto protege al bebé de infecciones.

La lactancia materna tiene muchas ventajas, como lo son:

  • La leche materna por sí sola aporta al bebé todo el alimento y el líquido necesarios durante los seis primeros meses de vida. 
  • La lactancia materna protege de infecciones y reduce el riesgo de deshidratación.
  • Los niños amamantados tienen mayores posibilidades de crecer fuertes y mantenerse sanos.
  • Los niños amamantados se desarrollan más rápidamente y aprenden mejor. 
  • La leche materna siempre está limpia, tiene la temperatura adecuada y es fácil de digerir por el bebé. 
  • La lactancia materna ayuda a las madres a pasar tiempo con su bebé.
  • La lactancia materna debe mantenerse hasta dos años.
  • La lactancia materna exclusiva puede aportar a la mujer un 98 por ciento de protección frente al embarazo durante seis meses después de dar a luz, aunque sólo si no se reanuda su menstruación, si su bebé mama frecuentemente durante el día y la noche; y si al bebé no se le dan otros alimentos ni bebidas.

 

Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) (2002). Para la Vida. La lactancia materna. Disponible en: www.unicef.org/spanish/ffl/04/key_messages.htm.

Oscar Oliden Velazquez

56951153_10219200636872765_1684031559792852992_n

Sociólogo por naturaleza, soy el vivo reflejo que de músico, poetas y locos todos tenemos un poco. Soy miembro del movimiento de ayuda mas grande del mundo “Cruz Roja y Media Luna Roja; participo como Coordinador Estatal de Prevención de Accidentes.

Soy Técnico del Niño pasajero por parte de “Safe Kids Worldwide”, me fascina todo tipo de voluntariado y de a ratos libres compongo canciones, conduzco eventos o ando conociendo mi México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *